La Casa de Oscar

Rosca para amigos

Nacimos de un sueño ocurrido en una niñez, el 4 de noviembre de 1967, en un hecho deportivo historíco (ver datos de este evento)
Y pudimos dar a luz el 29 de setiembre de 2005 en una vieja casona de diagonal 74 #2264 luego de casi 38 años de espera y obstinación, y después de reconvertir el lugar durante 6 meses intensos de modo muy artesanal. Cuando decidimos dar a luz este sueño, lo hicimos pensando que “Abrimos para siempre”, ya que entendemos que el mismo, gozará de una eternidad simbólica que superará a la de nuestros cuerpos.

En el mes de marzo del año 2008 nos mudamos a la vieja Garrafería Giac-Gas ubicada en 22 #1383 donde pudimos reformular el lugar, tratando de mantener su estructura original y adecuarla a las exigencias municipales para nuestra actividad como Centro Cultural, cuya habilitación definitiva fue conseguida recién en junio de 2014, luego de muchas idas y vueltas. Hoy nuestra actividad depende formalmente de la Secretaria Municipal de Educación y Cultura.

La primera idea de aquel sueño fue que a este lugar accedieran los amigos cercanos con sus amigos a pasar solo buenos momentos. Y hemos puesto todo nuestro corazón para que ello ocurra. Y luego de 16 años de trabajo (al 2021) y disfrute de lo que ocurre dentro, seguimos creyendo que hemos elegido el mejor camino. No el económico, si no el de hacer lo que nos gusta, ser los mejores anfitriones para lo que se necesite. Eso nos da vida. Y estamos absolutamente agradecidos a todos los que nos han ayudado con su aliento, con su apoyo, con su compañía, con su participación, con sus presencias, con sus donaciones, con sus buenas vibras, con sus recomendaciones y con sus obras.

Otra de las ideas fue que el lugar pudiera ofrecerse para ayudar a otros cuando lo necesiten. Y el espacio está siempre dispuesto a recibir propuestas que beneficien a terceros a través de eventos a beneficio, sin exigir a los organizadores ni la limpieza del lugar.

Una tercera idea era que se encontrara gente y pudiera hacer nacer nuevas historias de vida y de amistad. Y creemos haberlo logrado luego de ver que muchas personas se reencontraron con otras luego de mucho tiempo, que muchas personas se enamoraron y terminaron organizando su hogar, que muchas personas han organizado sus eventos sorpresas, logrando emocionar fuertemente a los agasajados.
Una última idea fue que los amigos pudieran dar clases de lo que saben hacer a través de talleres. Y la respuesta ha sido muy placentera. Todos los años existe la apertura de unos diez talleres, cuatrimestrales, anuales o intensivos, cuyo acuerdo de costo se realiza entre docentes y alumnos.

Hemos creado desde el primer día un Ritual anual llamado Velamos Envelados para recordar a los amigos que no están cerca (ir al ritual).
Una de las frases que deseamos sean emitidas por los visitantes al irse, es “Qué bien se estaba adentro”…
Habiendo puesto todas nuestras energías para que todo esto ocurra, tenemos una palabra para definir lo que sentimos: GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Ver

Menú